PERÚ: INMUNIDAD PARA EX-MANDATARIOS SOLO LOS PROTEGE POR DELITOS DE FUNCIÓN


Caso Agendas:
- ¿podría investigarse a Humala como ciudadano común al dejar el gobierno?

Tras declarar que las anotaciones halladas en los cuadernos de Nadine Heredia corresponden a disposiciones suyas, Ollanta Humala podría afrontar una investigación al dejar el cargo de presidente. Esto, solo si se confirman dos situaciones: indicios claros de lavado de activos en el Partido Nacionalista y la participación del aún presidente en los hechos ocurridos antes del período en el que tomó funciones.

“He podido aclarar que como presidente del partido en ese período (2006 y 2001) yo tomé las decisiones sobre el uso de fondos. Yo era el jefe de campaña y el que dirigía todo. Yo decidía de quién se recibía el dinero y quién iba a ser el tesorero”. Con estas palabras, el presidente Ollanta Humala se refirió ante la prensa al término de la sesión reservada que mantuvo en Palacio de Gobierno el pasado 18 de abril con el fiscal Germán Juárez y la procuradora Janet Briones para responder en calidad de testigo sobre los dos casos de presunto lavado de activos por los que se investigan preliminarmente a la primera dama Nadine Heredia y a varios allegados al Partido Nacionalista.

Si bien lo que conversó durante ocho horas con los representantes del Ministerio Público y de la Defensa Jurídica del Estado no fue filtrado de inmediato, el propio Humala señaló ante los medios que el contenido de las agendas de Nadine Heredia corresponde con direcciones suyas, siendo Heredia solo la “secretaria de relaciones exteriores” del partido, sin mayor injerencia en asuntos de financiamiento. Cabe precisar que el presidente también negó en todo momento que hubiese existido cualquier práctica ilícita alrededor de lo investigado.

¿Lo sostenido por Humala cambiará el sentido de las indagaciones?

Para el abogado penalista Carlos Caro Coria, si bien todo podría tratarse de una táctica dilatoria a fin de excluir a Nadine Heredia de responsabilidad, es posible pensar en otros nuevos escenarios. Solo de confirmarse la concurrencia de delitos como el lavado de activos o la defraudación tributaria en el manejo de dinero ingresado al Partido Nacionalista durante los años 2006 y 2011, el saliente presidente Ollanta Humala sería incluido como investigado. Esto, sin acceder al privilegio de la inmunidad que el artículo 99 de la Constitución le reconoce por cinco años luego de acabado su mandato.

"Si se confirma algún hecho delictivo dentro de los años 2006 y 2011, sí podría ser investigado. Recordemos que la inmunidad de los presidentes salientes solo son aplicables para los delitos cometidos en calidad o durante el ejercicio de sus funciones. De modo que Humala perderá su inmunidad presidencial respecto de delitos comunes –y no de función– luego del 28 de julio de 2016. Y, dado que esa condición de inmunidad no fue aplicable antes de que resultara electo en junio de 2011, sí sería posible una investigación sin antejuicio en el Congreso y como ciudadano corriente", explica Caro Coria.

De otro lado, estima que sería errado afirmar que el presidente se estaría autoincriminando. "No se trata de una autoincriminación porque no se ha demostrado aún un delito ni tampoco el presidente está confesándolo. Lo que sí cabe advertir es que el presidente se estaría poniendo frente a la Fiscalía como un potencial investigado. Esto, siempre bajo la condición de que se determine que los hechos en cuestión corresponden con delitos y no alcanzan al periodo presidencial. Sin embargo, si se determina que los hechos sí alcanzan el periodo presidencial, entonces sí se procedería con el antejuicio contra el, para entonces, exmandatario", sostiene el abogado.

FUENTE:
Publicar un comentario